El coaching trabaja el mejor modo de implementar cambios relevantes y de hacerlos sostenibles en el tiempo dentro del ámbito educativo. Esto proporciona al profesorado apoyo profesional personalizado. De este modo:

  • El coaching es un diálogo profesional y focalizado para ayudar al cuadro docente a desarrollar habilidades profesionales especificas que permitan mejorar su repertorio docente.
  • Supone un apoyo a la hora de probar nuevas estrategias y metodologías en el aula.

El foco del proceso de coaching viene determinado normalmente por el/la docente y el proceso ofrece oportunidades para reflexionar y solucionar problemas.

Docentes y alumnado pasan en el aula la mayor parte de su tiempo en el colegio. Lo que sucede durante una clase es extremadamente complicado, influido no solo por la calidad en la planificación de la asignatura sino también por las relaciones, el entorno de aprendizaje y la motivación de l@s participantes. Además, el profesorado suele tener unos objetivos pedagógicos que tienen que integrarse en la complejidad del aula y que, si bien contribuyen a focalizar los esfuerzos y la atención, raramente proporcionan herramientas que contribuyan a mejorar la práctica docente.

Es un proceso de acompañamiento al cuerpo docente, que propicia y favorece un trabajo personal orientado a la consecución de los objetivos que cada uno se haya marcado.

Es una metodología de trabajo efectiva que se basa en 3 aspectos clave:

 1.- La toma de conciencia. Se facilita a la persona una toma de conciencia de su realidad desde una visión más completa y profunda, que le permita diseñar un objetivo claro , específico y resonante.

 2.- La acción. La información obtenida de la toma de conciencia se traduce en acción, para alcanzar las metas propuestas, facilitando por tanto, la  ejecución e impulsando el cambio.

 3.- Colaboración. El trabajo colaborativo ayuda a enriquecer la visión personal con las aportaciones del resto de profesores. Así se crea un espacio co-creativo, desde el que poder  conectar para superar retos, barreras o dificultades identificadas en el trabajo diario.

El proceso de coaching ayuda a trabajar la complejidad de la enseñanza y el aprendizaje, proporcionando oportunidades para reflexionar sobre la práctica docente y su impacto. Al tratarse de una actividad de desarrollo profesional personalizada, el coaching se adapta a las preocupaciones específicas de cada un@ de l@s docentes.

Profesorado y equipo de dirección de los centros educativos son cada vez más conscientes de la relación entre compromiso, feedback y aprendizaje. Aunque el rol del profesorado es complejo, en ocasiones, se centra en exceso en la naturaleza de su trabajo en lugar de en los retos intelectuales y prácticos que presenta. Se tiende a adoptar ciertas rutinas docentes y, a menudo, esperar los resultados de los exámenes y pruebas de evaluación para conocer lo bien que se ha hecho el trabajo.

La responsabilidad del rol y los escasos instrumentos de feedback disponibles pueden llevar al profesorado a pasar por alto algunos detalles de su práctica. El coaching invita a reflexionar sobre la práctica, a identificar oportunidades de mejora, y a diseñar planes de acción y de seguimiento para conocer el impacto de las medidas en la motivación, el ambiente de trabajo y el aprendizaje. Y, al igual que todo el alumnado importa, todo el cuadro docente también.

El bienestar del profesorado debe ser una preocupación central de una dirección de centros efectiva. Es otra dinámica compleja influida en gran medida por el sentimiento de valía y oportunidad para hacer contribuciones significantes a la comunidad educativa. Esta sensación está influida por la naturaleza de las relaciones entre profesorado, colegas y estudiantes. El proceso de coaching genera oportunidades para crear entornos de trabajo confiables que contribuyan a mantener relaciones profesionales abiertas al desarrollo que enriquezcan el capital social de la escuela.

“Me acomodo en la silla mientras respondo la pregunta. Verbalizar mis pensamientos me ayuda a reflexionar sobre el modo en que actúo en clase y a ver con claridad los aspectos más relevantes. Dudo de la conveniencia de comentar mis preocupaciones, pero, al mismo tiempo, tengo curiosidad por ver dónde me puede llevar la conversación. Estoy en una sesión de coaching con el objetivo de reflexionar sobre mi rol como docente e identificar el modo de conseguir mayor participación e implicación del alumnado en mis clases. Las preguntas me ayudan a explicar los motivos de mi preocupación y a descubrir lo que realmente pienso y siento sobre el tema. Pese a conocer exactamente lo que sucede en mis clases, responder a las preguntas me permite experimentar los beneficios del pensamiento reflexivo. Al final de la sesión, entiendo mejor mis motivaciones y diseño un plan de acción que repasaremos en la siguiente sesión”

aula

SALA DE PROFESORES

La dinámica escolar transcurre entre clases y evaluaciones con un profesorado que intercambia impresiones y experiencias durante los descansos con quienes tiene más afinidad y con el resto de colegas durante las reuniones de evaluación.

Esta dinámica de trabajo, aunque permite tener una visión global del curso y conocer si las impresiones particulares coinciden con las de la mayoría, puede contribuir a consolidar creencias debido a la transferencia de opiniones y experiencias entre el cuadro docente.

El coaching sala de profesores contribuye a mejorar la comunicación entre docentes de experiencias, opiniones y sensaciones y a diseñar planes de acción conjuntos que permitan abordar los retos y dificultades identificados y mejorar la interacción del alumnado entre si y con el cuadro docente, la participación e implicación en clase, y la motivación por aprender.

cole

AULA

Cada docente ha desarrollado una metodología particular y muy personal de interacción con el alumnado en el aula y fuera de ella. Creencias, experiencias, formaciones, conversaciones y observaciones a otros compañeros constituyen una fuente rica e inagotable de ideas y recursos que ayudan al cuadro docente a conformar su modelo de interacción. El proceso de coaching contribuye a ese enriquecimien´to incorporando la figura de la observación, el feedback y la reflexión.

El proceso, con un mínimo de 5 sesiones de trabajo, combina sesiones dentro y fuera del aula, para ayudar al personal docente a darse cuenta de su modo de actuar, identificar áreas de trabajo, diseñar un plan de acción, acompañar en su puesta en marcha y valorar los resultados de los cambien implementados.

equipo directivo

EQUIPO DIRECTIVO

Es un programa que trabaja junto al equipo directivo para acelerar el cambio en el centro educativo. Este programa está diseñado especialmente para colegios que están ante el reto de evolución de su modelo pedagógico y de cambio en su relación con alumnado, familias y sociedad.

Tras una primera sesión de trabajo gratuita de 3 horas con todo el equipo directivo donde se analizan los objetivos y los retos del centro, se elabora una propuesta de trabajo conjunto para alcanzarlo.