¿Puede enseñar a hablar y escuchar cambiar el comportamiento en clase?

debate en el aula

 

Hablar y escuchar son de esas cosas que la mayoría de las personas hacemos de un modo natural, casi sin darnos cuenta. Aceptando esa condición como cierta, lo verdaderamente importante es preguntarse ¿cómo de bien hablamos y escuchamos? y ¿podemos aprender a hablar y escuchar de un modo más efectivo? Desafortunadamente, la respuesta a la primera pregunta es no muy bien y afortunadamente, la respuesta a la segunda es si podemos.

Durante muchos años, personas expertas en educación han destacado la importancia de hablar en clase. Robin Alexander y Neil Mercer por ejemplo, han dedicado muchos años a investigar el impacto de la dialógica en el aprendizaje, la conferencia “Socializing Intelligence Through Academic Talk and Dialogue”[1] proporcionó evidencias de cómo el diálogo efectivo en el aula impacta positivamente sobre la implicación de los estudiantes en clase, el Ofsted (the office for standard education) solicita evidencias del uso de la discusión y la investigación en el curriculum de todas las asignaturas y los nuevos estándares del profesorado publicados por el DfE (Department for Education) requiere que todo el profesorado promueva el desarrollo de la capacidad de expresión en todas las áreas del currículum.

Y, pese a todas esas muestras, ¿a que se debe a que el diálogo sea tan escaso en las aulas? Es posible que se deba a la presión por los resultados de los exámenes, la cantidad de contenidos que se tienen que impartir, la planificación extra que se requiere para organizar actividades dialógicas efectivas, el miedo a que el alumnado utilice el tiempo destinado al diálogo para perder el tiempo, o la falta de confianza del profesorado para enseñar las habilidades necesarias que permitan mantener diálogos efectivos. Aunque todas son buenas razones, pensamos que es necesario persuadir a los centros educativos para que inviertan tiempo y esfuerzo en enseñar al alumnado a hablar y escuchar mejor.

El efecto que esto puede tener en la confianza y actitud de los estudiantes hacia el aprendizaje se evidencia en las entrevistas que realizamos a estudiantes que participaron en nuestros programas:

he disfrutado de las clases. Todos podíamos hablar, y todos sabíamos cuando hablar. Encuentro estas clases más divertidas y estimulantes

Confío más en mi mismo. No tengo miedo a hablar en clase o levantar la mano. No se cómo pero estoy muy contento de poder hacerlo. Antes me escondía cuando algún profesor/a pedía voluntari@s

Tengo más confianza en mi misma y he aprendido a escuchar a l@s compañer@s y no limitarme a exponer mi punto de vista. Nos acostumbramos a hablar por turnos y respetar las opiniones

El proyecto debate escolar es una oportunidad innovadora para que la escuela y la sociedad unan fuerzas para mejorar la empleabilidad de los estudiantes gracias a la participación de padres y personas voluntarias del mundo de la empresa en actividades que se organizan en el aula. También permite sentar las bases del diálogo efectivo en el aula gracias a los talleres que se imparten para el cuadro docente y que luego ponen en práctica en sus clases. Las dinámicas permite que el alumnado aprenda activamente a trabajar en equipo, escuchar y sentirse orgullo por su contribución. El reto es que profesorado y centro educativos extiendan esas prácticas a lo largo del curriculum.

La Fundación Educativa Activa-t trabaja para encontrar vías que permitan ayudar a profesorado y centros educativos a crear espacios dialógicos en las aulas que permitan disfrutar el diálogo y las escucha de calidad. Nuestra experiencia nos muestra que cuando se dota al alumnado de mejores habilidades de habla y escucha su comportamiento en clase es más positivo y sus resultado mejoran. En nuestra opinión, hay sólidos argumentos para que las escuelas trabajen para incorporar la metodología que sugiere la enseñanza dialógica. Aunque el proceso no será fácil, seguro merecerá la pena intentarlo.

[1] ‘Socializing Intelligence Through Academic Talk and Dialogue’, AERA research conference, 2011

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *