Líderes del futuro: Marley Dias

carrito

Como muchos niños, Marley Dias, con 10 años sentía pasión por los libros. De hecho, los devoraba. Pero no tardó en darse cuenta de la falta de libros con protagonistas negros, particularmente dentro del currículo escolar. En el contexto de Estados Unidos, un país lleno de diversidad racial, esto le resultó muy frustrante. Entonces, como hacen los auténticos líderes, se dispuso a cambiar esta disparidad.

Su viaje comenzó como un hashtag #1000blackgirlbooks. Tenía un objetivo simple: recopilar 1.000 libros sobre niñas negras. Ahora, cinco años más tarde, ha recopilado 10.000 libros, y ha hablado en público delante de miles, incluso en la Casa Blanca. Esta acción le ha valido su reconocimiento internacional. Como Malala Yousafzi y Greta Thunberg, Marley Dias ya es una verdadera pionera y una líder del futuro.

SU HISTORIA

Un día como cualquier otro, después del colegio, Marley Dias se quejó a su madre sobre su creciente frustración por la falta de representación negra en la literatura infantil estadounidense. Ella estaba ‘cansada de leer sobre niños blancos y sus perros.’

En la Cumbre anual de mujeres de Forbes en la ciudad de Nueva York, Dias reflexionó sobre cómo pudo convertir su frustración por los libros que veía en el colegio, en un movimiento legítimo. «La frustración es el combustible que puede llevar al desarrollo de una idea innovadora y útil», dijo. Sólo después de realizar algunas investigaciones sobre el asunto, se dio cuenta de los pocos libros que tenían a niñas negras o de color como protagonistas principales. Después de hablar con su familia, empezó a compartir sus pensamientos con sus profesores y amigos. Era importante que supiera que no era la única persona frustrada por la falta de representación negra en los libros para niños. Para Marley, el problema se había convertido de un sentimiento de frustración, a algo que tenía que resolver.

«Tenía muchas opciones sobre cómo iba a abordar este problema. Opción 1: concentrarme en mí, conseguir más libros; que mi papá me llevara a una librería y terminar, vivir mi vida perfecta en los suburbios de Jersey. Opción 2: encontrar algunos autores, suplicarles que escriban más libros para niñas negras «, dijo. «U, opción 3: iniciar una campaña que recopile libros con niñas negras como personajes principales, donarlos a las comunidades, desarrollar una guía de recursos para encontrar esos libros, hablar con educadores y legisladores sobre cómo aumentar la cartera de libros diversos y por último, escribir mi propio libro, para que pueda ver los libros de niñas negras recopilados y pueda ver mi historia reflejada en los libros que tengo que leer.»

Obviamente eligió la tercera, y hoy en día ha traído a la luz y a la atención del público un problema que había pasado desapercibido a los ojos de la sociedad durante demasiado tiempo.

AHORA

Los primeros 1.000 libros que coleccionó los envió al colegio de su madre en Jamaica. Sintió que la falta de representación de los negros en la literatura era un problema aún más agudo para la gente en los países predominantemente negros. Pero dos años después, las cosas también han comenzado a cambiar en Estados Unidos, en gran parte gracias a sus esfuerzos.

Debido a su pasión y entusiasmo, Marley Dias ha conseguido mucho éxito hasta ahora. Siguiendo los pasos de otras jóvenes activistas como Greta Thunberg y Malala Youstafzi, ha mostrado que el cambio puede ser catalizado por cualquiera, en cualquier lugar. No importa nada su edad, color, o sexo, y si todavía importa, es posible superarlo.

También ha vuelto a demostrar que si puedes hablar delante del público de tu causa con pasión, confianza y honestidad, la gente te escuchará. La gente te seguirá. Pero a pesar de todos sus logros, tiene palabras de advertencia para el futuro:

“No creo que mi generación sea optimista. Todo lo que escuchamos son malas noticias; nos ponen en un mundo que fomenta el miedo en el que nos dicen que las cosas están mal, que siempre pasan cosas malas y que el mundo se acabará en 2050. Y no vemos suficientes personas buenas como Greta o los [organizadores de] March for Our Lives. Y no vemos gente como yo. Simplemente no estamos destacados de la misma manera. Entonces, si solo hablamos de cosas pesimistas, tendremos una generación pesimista.

«Pero podemos volvernos optimistas, de una manera realista, si supiéramos que realmente hay gente aquí luchando, tratando de cambiar el mundo.»

Ben Underhill

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Artículos relacionados

Carrito de compra