Momentos únicos

El pasado 26 y 27 de febrero se celebró el segundo encuentro de la Liga de Debate Escolar. Alumnos de 4º de la ESO de los 98 equipos participantes de Alicante, Castellón, Murcia, Palma de Mallorca y Valencia debatieron si las Redes sociales perjudican más que benefician.

 El ambiente que se respiraba en los colegios que acogían los debates invitaba a la reflexión de los asistentes, no sólo por los argumentos presentados por cada una de las bancadas, sino también por la evidente evolución de los estudiantes a la hora de expresar y argumentar sus opiniones.

 Las habilidades desplegadas por los alumnos de 4º de la ESO durante el debate llenaban de satisfacción a profesores y mentores que observaban orgullosos la evolución de los estudiantes desde el comienzo de la liga. “En el primer debate todo eran nervios, hoy los he visto mucho más tranquilos. Es increíble cómo debate tras debate van superando el miedo a hablar en público. En el primer debate necesitaban el apoyo de los papeles y una vez en el estrado parecían péndulos. Ahora a penas necesitan el papel y han mejorado mucho la conexión con la audiencia” comentaba una profesora al termino del debate.

 Otro profesor expresaba “hemos evolucionado mucho nuestra capacidad para escuchar desde el primer debate. Hemos refutado con mucho acierto los argumentos esgrimidos por el otro equipo y respondido a lo que realmente nos preguntaban”

 Uno de los voluntarios de BBVA comentaba, al término del debate, la conexión entre la evolución del equipo en las refutaciones y preguntas cruzadas y la experimentada durante las sesiones de mentorización; “poco a poco vamos adquiriendo un método de trabajo para entender y analizar la resolución, identificar los argumentos y trabajar las posibles refutaciones. El trabajo de mentorización está dando sus frutos”

 Esta evolución no ha pasado desapercibida a los jueces.Gobernatia, escuela de liderazgo y alto gobierno encargada de coordinarlos, comenta que “debate tras debate, se ve una tendencia hacia la deliberación entre las bancadas. Poco a poco estamos pasando de la exposiciones al diálogo, un paso que requiere de mucha escucha, comprensión, preparación y agilidad mental”

 Estas reflexiones ponen de manifiesto la bondad del programa y su contribución en el desarrollo de ciertas habilidades sociales de los estudiantes, un trabajo que la Universidad Europea de Valencia se encargará de probar en el estudio que está realizando con los participantes de esta edición.

 Sería una lástima dejar de aprovechar este momento de euforia pre, durante y post debate cargado de evidencias de mejora en los estudiantes. Tenemos a nuestra disposición un momento único para hacer una parada de avituallamiento para tomar conciencia y enriquecerse con los cambios y mejoras experimentadas. Porque, con independencia del resultado del debate, estas mejoras ya son una victoria. Ya hemos ganado.

 Pasar por alto esta reflexión, podría minusvalorar el trabajo y esfuerzo que profesores, estudiantes, voluntarios y jueces han hecho desde el principio de la actividad. Reforzar la idea de que en un debate no hay vencedores ni vencidos ayudará a “contra argumentar” el impacto negativo que la derrota tiene sobre la motivación de los estudiantes. Por que…¿Cómo minusvalora la derrota los avances experimentados?

Los mensajes que continuamente recibimos parecen indicar que vales si ganas y que, si no lo haces, el esfuerzo, ni ha sido suficiente, ni ha merecido la pena. Los estudiantes, como la sociedad en general, vive en un continuo escrutinio que determina su valor en función de las victorias conseguidas y que considera que no hay avance ni progreso si se pierde.

Profesores y mentores tienen ahora una oportunidad oro para trabajar y poner en valor con sus equipos todos estos avances. Dedicar una sesión de trabajo a reflexionar sobre la evolución experimentada contribuirá a tomar conciencia de las habilidades adquiridas. Ganar es una satisfacción y es un estímulo para seguir progresando. Perder, puede tiene el efecto contrario. Ayudar a los estudiantes a ser conscientes del progreso, y a disfrutar del proceso hará que las victorias sean más dulces y las derrotas mucho más útiles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *