¿Se puede motivar a los estudiantes?

IMG_5961Pese al atractivo de las ideas de motivación intrínseca y estado de flow y su utilidad a la hora de interpretar la variedad de situaciones “motivacionales” que se pueden dar, su aplicación en el aula es compleja. Estos conceptos parecen ajustarse mejor a situaciones donde las personas se comprometen libremente a actividades que ellos mismos han seleccionado. Incluso cuando las personas están intrínsecamente motivadas a aprender, su aprendizaje incluye el placer de explorar para satisfacer la curiosidad en lugar del esfuerzo sostenido para conseguir los objetivos de aprendizaje o el desarrollo de habilidades. Incluso cuando la motivación intrínseca para aprender está orientada al objetivo, tiende a darse en condiciones de autonomía y auto-determinación. Por desgracia, estas condiciones son difíciles de establecer en el aula por varias razones:

  • la enseñanza es obligatoria y el contenido curricular y las actividades de aprendizaje se seleccionan principalmente en base a lo que la sociedad cree que los estudiantes necesitan aprender, no considerando lo que a los estudiantes les gustaría elegir si se les diera la oportunidad de hacerlo. Las escuelas se constituyen por el beneficio de los estudiantes, pero desde el punto de vista de los estudiantes, el tiempo que pasan en el aula se emplea para satisfacer unas demandas impuestas externamente.
  • el profesorado normalmente trabaja con clases de más de 20 estudiantes, por lo que no siempre pueden satisfacer las necesidades individuales de cada uno de ellos. Como resultado, algunos estudiantes, en ocasiones, se aburen y otros se sienten confundidos o frustrados.
  • el aula es un entorno social, donde los fracasos, a menudo, producen no sólo decepción individual sino también ridículo público. Además, el trabajo de los estudiantes y el resultado en los exámenes se envía a casa para que lo vean los padres.

Combinados, esos tres factores llevan a que los estudiantes centren su atención en satisfacer adecuadamente las demandas en lugar de en los beneficios que podrían obtener de las experiencias de aprendizaje. Es difícil disfrutar de una actividad y fluir con ella cuando es obligatoria y el rendimiento será evaluado, especialmente si se teme que los esfuerzos no sean exitosos.

Incluso en clases donde se minimiza el miedo al fracaso, profesores y estudiantes puede fácilmente caer en “rutinas familiares” conforme avanza el año escolar. En el momento en que esas rutinas se convierten en “monotonía diaria”, las actividades del aula, que fueron diseñadas como medios para alcanzar unos objetivos curriculares, se convierten en medios en si mismos, es decir, la atención se centra en lo que se debe hacer para completar la tarea en lugar de desarrollar el conocimiento o habilidades para las que fueron diseñadas.

Existen por tanto importantes limitaciones a la hora de motivar a los estudiantes. Los docentes no son monitores de tiempo libre que proporcionan experiencias divertidas pero no necesariamente educativas, ni son profesores particulares que pueden individualizar el currículum para adaptarlo a las necesidades e intereses de un alumno. Trabajan con clases de más de 20 estudiantes centrados en ayudarles a alcanzar los objetivos curriculares.

Estas limitaciones hacen poco realista adoptar la motivación intrínseca y el estado de flow como modelos para la motivación de los estudiantes. Los docentes pueden proporcionar frecuentes oportunidades para la elección y la autonomía y se pueden enunciar las instrucciones y el feedback de modo que se ceda parte del control a los estudiantes, pero seguirá siendo cierto que los estudiantes tendrán que ir a clase y certificar que han superado los requerimientos de un currículum impuesto externamente, y que sus esfuerzos serán evaluados y valorados. Bajo estas circunstancias, la motivación intrínseca será más una excepción que una regla.

Lo mismo sucederá con las experiencias de estado de flow, especialmente para los estudiantes que no se sienten retados y que se aburren la mayoría del tiempo o los retados en exceso y que están ansiosos la mayoría del tiempo. Incluso los estudiantes que están en una situación de equilibrio entre las demandas y su predisposición para satisfacerlas, su deseo por experiencias de flow también variará. Algunos preferirán el aburrimiento de la seguridad al riesgo del reto. Incluso los que están más predispuestos a experiencias de flow, no las podrían buscar/experimentar continuamente porque son agotadoras.

Si la motivación intrínseca es ideal pero inalcanzable como estado motivacional diario, todos los días del año ¿Qué puede ser un objetivo alcanzable? Posiblemente es realista desarrollar y mantener la motivación de los estudiantes por aprender de las actividades académicas, buscando actividades que tengan sentido y merezcan la pena y extrayendo los beneficios de aprendizaje de ellas.

La motivación por aprender difiere de la motivación extrínseca marcada por el refuerzo y la intrínseca marcada por el disfrute, aunque puede coexistir con ambas. La diferencia entre la motivación por aprender y la motivación extrínseca está muy relacionada con la diferencia entre aprendizaje y rendimiento. Aprender hace referencia a procesar la información, dar sentido y mejorar la comprensión que se da cuando se adquieren los conocimientos o habilidades. Rendimiento se refiere a demostrar que se ha adquirido el conocimiento o habilidad. Las estrategias para estimular la motivación de los estudiantes para aprender afectan no sólo al rendimiento (exámenes, trabajos y ejercicios) sino también al mecanismo para procesar la información asociado al aprendizaje del contenido o las habilidades (ir a clase, lectura comprensiva, entender las instrucciones, expresar con las propias palabras) Por tanto, estimular la motivación de los estudiantes por aprender incluye animarlos a procesar reflexivamente la información y a crear estrategias para desarrollar habilidades mientras aprenden. Esto es muy diferente de ofrecer únicamente incentivos por buen rendimiento.

La diferencia entre motivación intrínseca y motivación por aprender está muy relacionada con la diferencia entre el compromiso con tareas afectivas y cognitivas. La motivación intrínseca hace referencia principalmente a la experiencia afectiva y de disfrute del proceso de comprometerse con una actividad. Por el contrario, la motivación por aprender es principalmente una respuesta cognitiva que implica intentos para dar sentido a la información que lleva la tarea, relacionar esta información con conocimientos previos y mejorar las habilidades que la actividad trabaja. Los estudiantes pueden estar motivados por aprender de una clase o actividad si encuentran interesante el contenido o disfrutan del proceso.

La motivación de los estudiantes por aprender puede verse como una disposición general o un estado en una situación concreta. Como disposición, es una tendencia duradera de valorar el aprendizaje. Enfoca el proceso de aprendizaje con esfuerzo y pensamiento y busca adquirir conocimientos y habilidades. En situaciones concretas, existe motivación por aprender cuando el estudiante se compromete completamente con la actividad, adoptando sus objetivos e intentando aprender de los conceptos o desarrollar las habilidades que propone. Los estudiantes que tienen una alta motivación por aprender, como disposición, lo hacen como rutina, como si tuvieran un interruptor motivacional que se activara cuando se adentraran un una situación de aprendizaje. Incluso los estudiantes que no estuvieran muy motivados por aprender pueden mostrar esa motivación en situaciones específicas porque el docente ha despertado su interés o los ha hecho ver la importancia del contenido o habilidad (Deci y otros, 1991). Los estudiantes que están motivados por aprender no necesariamente encontrarán las actividades de clase muy placenteras o excitantes, pero si encontrarán el sentido y verán su valor, tomándoselas en serio intentando conseguir los beneficios que se les presuponen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *